Conceptos básicos:

Didáctica:

  • Disciplina que habla de la enseñanza y por ellos, que se ocupa del estudio diseño del currículo, de las estrategias de enseñanza, de los problemas de su puesta en practica, de la evaluación de las enseñanzas y de los aprendizajes.        Alicia de Camilloni.
  • Ciencia que tiene por objeto la organización y orientación de situaciones de enseñanza – aprendizaje tendientes a la formación del individuo en estrecha dependencia con la educación integral. Escudero.

Educación:

  • La educación verdadera es praxis, reflexión y acción del hombre sobre el mundo para transformarlo. Paulo Freire.
  • Es un arte cuya pretensión central, es la búsqueda de la perfección humana. Esta cuenta con dos partes, la disciplina, que tiene como función la  represión de la animalidad de lo instintivo y la instrucción, que es la parte positiva de la educación y consiste en la trasmisión de conocimiento de una generación a otra. Kant.

Enseñanza: saber que se enseña no es transferir conocimiento, sino crear las posibilidades para su propia producción o construcción. Paulo Freire.

Aprendizaje: es un proceso que mediante el cual el sujeto, a través de la experiencia, la manipulación de objetos,la interacción con personas,  genera o construye conocimiento, modificando, en forma activa sus esquemas cognitivos del mundo que lo rodea. Piajet.

Resultado de imagen para docentes

El método platónico

La dialéctica

Dialéctica (del griego dialektiké tekhne, arte dialéctico, del verbo dialego, conversar, discutir) Desde un punto de vista histórico, dialéctica es tanto el simple arte de la conversación y discusión y el equivalente medieval de la lógica, como un muy complejo sistema de pensamiento en Hegel y un método adecuado de interpretación de la realidad, sobre todo social, en Marx, inspirado en Hegel. En los primeros diálogos de Platón, la dialéctica aparece como el arte o esfuerzo de hallar definiciones, mediante el método socrático de preguntas y respuestas; en diálogos posteriores, la synagogé, la reunión, y la diáiresis, la separación, aparecen como los elementos definidores de la dialéctica platónica, en cuanto representa saber dividir por géneros y diferencias, hasta que Platón identifica su propia filosofía con la misma dialéctica: la última de las enseñanzas que recibe el filósofo-rey, o la visión de conjunto que adquiere quien logra ascender por todos los escalones de la opinión y la episteme hasta el conocimiento de las ideas.

Diaíresis (del griego, separación, o también división, aunque división es también analysis). Es una de las dos partes de la dialéctica platónica tal como la entiende Platón en el Fedro y en el Sofista (con el ejemplo del pescador de caña, 219a y 253d). En la diaíresis, Platón efectúa la división de una idea por géneros y especies, siguiendo un procedimiento dicotómico, técnica cuyo conocimiento adecuado se atribuye al dialéctico, o filósofo, quien, a diferencia del sofista, conoce bien las verdaderas articulaciones de las ideas entre sí y sabe diferenciarlas -como un buen carnicero conoce la carne que corta, dice en Fedro-, esto es, conoce los fundamentos de la predicación lógica y el razonamiento (ver texto 1  y texto 2 ).Si, para definir un término, se parte de un concepto general (género) que se divide en dos (dicotomía), de los cuales uno se divide de nuevo en dos, y así sucesivamente, aquellos elementos que no han quedado excluidos en la dicotomía componen las características definitorias del término. Es decir, si A se divide en B y no B, B a su vez en C y no C y C en D y no D, entonces D queda definido como algo que pertenece a C, que pertenece a B y que pertenece a A. La segunda parte del método dialéctico consiste en la synagogé que es el procedimiento inverso a la diáiresis y que consiste en la unión y conjunción de varias características a una única idea que las englobe.

Synagogé (del griego, «acción de reunir», o composición). Este concepto y su contrario diáiresis forman las dos partes de la dialéctica platónica, tal como la presenta, por ejemplo, Platón en Sofista y Fedro; luego pasó a significar «sacar una conclusión».

Fuente: Cortés Morató, J y Martínez Riu, A. Diccionario de filosofía, Herder, Barcelona, 1996

http://www.filosofia.net/materiales/sofiafilia/hf/soff_24.html